Problemas

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 04.02.54A veces tengo la sensación
de que me muevo por la sinrazón
de saber de que tú,
a pesar de las dificultades,
estarás ahí, esperándome.

No me esperes, te lo suplico.
Deja que sea yo quien dé el primer paso
y te encuentre, volátil, entre el suelo crepitante,
eléctrico como un relámpago danzante
con la única misión de tenerte, mi amor.

No sabía del sentido de la vida
hasta que brillaste en mis pupilas.
Por favor, vuelve a pasearte ante mí
y deja que mi mirada tenga el privilegio
de notar tu reflejo carmesí.

Tengo una gran necesidad de besarte.
Tanta, que de rodillas te lo pediría.
Pero sé que si no se puede, solo me queda esperar
y soñar con que ese día pueda hacerse realidad;
en el que te pueda coger la mano, respirar y contigo volar.

Por favor, del privilegio de tu sonrisa no me prives.
De tus respuestas airadas y alegres no me apartes.
Deja que el directo de esta melodía nos envuelva,
deja que la música de esta sinfonía nos atrape.
Deja que te coja, te mire y te ame.

Permíteme quererte una vez más, más que nunca.
Concédeme el beneficio de mirarte;
de decirte que sin ti, mi vida,
los días no tienen sentido
y que la vida no tiene el mismo arte.

Déjame fuerte quererte.
Déjame intensamente desearte.
Déjame sinceramente decirte
que ninguna como tú logró algún día
con esa mirada embelesarme.

Por favor. Déjame amarte.

Por alguna razón

IMG-20150723-WA0004A veces hacemos las cosas sin pensar, pero eso no significa que no las sintamos. A veces actuamos sin darle demasiadas vueltas al coco, pero porque sabemos que si se las diésemos haríamos muchas menos cosas de las que realmente queremos realizar. A veces nos echamos para adelante y aparecemos donde no debiéramos estar. O irrumpimos, sin avisar, donde aparentemente nadie nos espera.

Pero eso no significa que estemos actuando mal. Simplemente hacemos aquello que queremos hacer. Y, lo más importante, hacemos aquello que sentimos que debemos hacer. ¿El motivo? Nos fijamos objetivos, porque tenemos deseos y porque notamos en nuestro interior esas ansias de sentir el anhelo de algo. O de alguien.

“Yo me voy acostumbrar a que, lo que haga, lo haga por alguna razón”. Este mensaje no lo digo yo, aunque podría. Escuché estas palabras de la boca de una de las sabidurías que más reflexionan y a la que, quizás, menos atención prestamos: la infantil. Un niño paseaba hace unos días por la playa con su padre y, después de mucho meditar con los pies humedecidos por el Cantábrico, decidió armarse de valor y confirmarle a su padre que, a partir de entonces, pensaría antes de actuar, que realizaría las futuras acciones de su vida persiguiendo un fin concreto.

Sabio benjamín, no cabe duda. Quizás su padre sonreiría o se reiría de él con sorna, pero lo cierto es que al chaval no le faltaba razón. Quizás él, inexperto e ingenuo, se dio cuenta de que esa era la mejor filosofía de vida. Y, quizás, hizo que quienes le escuchasen se dijesen a sí mismos, como quien recuerda algo que otrora tenía interiorizado pero que por la razón que fuere se le fue olvidando, un “coño, ¡si es verdad!”.

Dicen que cuando alguien desea algo con todas sus fuerzas, el mundo entero conspira para que ese alguien cumpla su objetivo. Yo no quiero meter en ningún compromiso a la población mundial, pues sé que cuando uno trata de ser mejor de lo que es, todo a su alrededor se convierte en algo mejor. Por eso quiero permitirme el lujo de sentir. De sentir que las razones por las que se guían mis objetivos son las mejores. No me cabe duda.

United Passions, la película que no debes ir a ver al cine (si te gusta el fútbol)

Cartel de United Passions (101greatgoals)

Cartel de United Passions (101greatgoals)

Llega el verano, sube la temperatura y baja el listón de todo aquello que se puede considerar apto para ser emitido en una sala de cine, previo pago de una entrada. Esto sucede con United Passions, película dirigida por el francés Frédéric Auburtin y que cuenta la historia de la FIFA desde sus orígenes hasta justo antes del descubrimiento de la fosa séptica de corrupción de la que se nutre este organismo.

El máximo orgnaismo del deporte, como buen mecenas, contribuyó en un 80% al presupuesto del largometraje. Esto es, de los cerca de 30 millones de dólares de su coste, unos 24 fueron transferidos desde una cuenta en Suiza. Lo que son las cosas. En el elenco de actores, Sam Neill, Tim Roth y Gérard Depardieu dan vida a los tres mandatarios que ha tenido esta institución en los últimos 54 años: Stanley Rous, Joâo Havenlage y Joseph Blatter. ¿El resultado? Ni el reparto ni la generosa suma invertida han valido la pena.

El caso es que el pasado 5 de junio –cuatro días después de la dimisión de Blatter como presidente de la FIFA por el destapado escándalo de corrupción– las salas de cine de EEUU estrenaron United Passions. Las cifras fueron catastróficas y, a la vez, de récord. En su primer fin de semana, el largometraje solo pudo recaudar la friolera de 918$. Sí, leéis bien. En un cine en pleno centro de Phoenix (Arizona) –ciudad de casi millón y medio de habitantes–, la película recaudó en su primera tarde de vida yanqui la ínfima cifra de 9$. Ni más, ni menos.

Estas más que modestas cantidades nos sirven para situarnos; pero, por si había dudas, la web Hollywood Reporter, especialista en tirar de cifras y datos en lo que a cine se refiere, ha dictado una sentencia apocalíptica: United Passions es la película que menos ha recaudado en su primer fin de semana de vida. La que menos ha recaudado… en toda la historia del cine en los Estados Unidos. Hasta ha habido películas que se estrenaron ese mismo fin de semana en menos de diez salas a lo largo y ancho de EEUU que obtuvieron mejor recaudación.

El director se ha mostrado realista a la hora de afirmar que los resultados suponen “un desastre” para el film. La crítica ha sido más dura –si cabe todavía– y no ha dudado en clasificar este producto audiovisual dentro del género de la propaganda.

Blatter y Depardieu (telegraph)

Blatter y Depardieu (telegraph)

En su estreno en el festival de Cannes, en 2014, fue recibida con abucheos. Después recorrió algún país europeo, como Portugal, Serbia o Rusia, con total discreción. El desembarco europeo, propiamente dicho, está previsto para un futuro próximo. Al menos, esa era la intención inicialmente. Veremos qué sucede vistas las cifras.

Si es que, tal y como están las cosas, a la FIFA quizás le hubiese ido mejor en el teatro…

El fútbol pone a Guam en el mapa

Selección de fútbol de Guam (interakyson)

Selección de fútbol de Guam (interakyson)

En efecto, queridos, hablamos de la Isla de Guam, conocida mundialmente entre otras cosas porque ninguno de nosotros sabría situarla en el mapa. Probablemente. Sin embargo, el deporte rey ha hecho que algunos nos empecemos a tomar en serio lo de saber localizarla. Ahí, justo al lado de la Fosa de las Marianas, ocupada en su mayor parte por complejos hoteleros y bases militares. El caso es que la curiosidad de hoy va dedicada a la selección de fútbol de este país, que en realidad es un territorio no incorporado de los Estados Unidos.

El combinado nacional superó el martes 16 de junio a todo un gigante como la India en partido oficial. Concretamente, dentro del grupo D asiático de la fase de clasificación para el Mundial de 2018. La selección de Guam venció con claridad al equipo hindú, que solo pudo hacer un tanto en el descuento. Con esta victoria, el equipo alcanzó los seis puntos de seis posibles, ya que cinco días antes también había logrado imponerse a Turkmenistán por 1-0.

Por el momento, Guam está líder de grupo y su población –que escasamente supera los 170.000 habitantes frente a los, por ejemplo, 1.200 millones de la India– tiene motivos para festejar. Sobre todo, si tenemos en cuenta que los dos últimos partidos de clasificación para un Mundial que su selección disputó fueron en el año 2000 y terminaron con resultados para el olvido. Irán les endosó un 19-0 y Tayikistán un 16-0. Se ve que la venganza es un plato que se sirve frío, porque la selección iraní será su próximo rival, el día tres de septiembre.

El camino para llegar a Rusia, eso sí, es largo. Si superan esta fase de ocho grupos –terminando como líderes o dentro de los cuatro mejores segundos– les espera otra ronda con dos grupos de seis equipos. Entonces deberán quedar como primeros o segundos clasificados para acceder automáticamente al Mundial. De ser terceros, jugarían un play-off contra su homólogo del otro grupo y, en caso de imponerse, contarían con un pasaporte para la cita mundialista.

Soñar es gratis, pensarán en Guam. Mientras tanto, por esas alturas del Trópico de Cáncer el verano se espera movidito; porque desde luego es para estar contento. Pidamos a la FIFA, eso sí, que no aparezcan en medio de ningún guateque para realizar controles anti-doping. Y, mientras tanto, ¡que viva Guam!

Un Fowler boxeando en Bakú

El bueno de Anthony (derecha), intercambiando argumentos con el chino Zhou Di (sportsmole)

El bueno de Anthony (derecha), intercambiando argumentos con el chino Zhou Di (sportsmole)

Así, es, queridos lectores. Desde luego, no se trata del mítico ex jugador del Liverpool, Robbie Fowler –a quién podéis recordar por hacer como que esnifaba una línea de cal al celebrar un penalti–, sino de su primo Anthony. El bueno de Antonio, que solo cuenta con 24 primaveras, es todo un boxeador amateur en Inglaterra, donde ocupa el primer puesto en el ránking nacional de la categoría de peso medio.

Con la mirada en los JJOO de Río 2016, el cousin de aquel 9 de Merseyside se encuentra estos días en Bakú con la intención de llevarse el oro en esta primera edición de los Juegos Europeos. No lo tendrá fácil, pero el comité olímpico lo ha elegido cabeza de serie del cuadro. Por tanto, algo sí que entiende el chaval.

Así lo ha querido demostrar siempre Anthony, a quién podéis encontrar en su perfil de Twitter. Él ha reconocido en diversas ocasiones que su apellido le honra gracias a su primo. Del ex del Liverpool reconoce que se hizo grande siendo un brillante futbolista. Sin embargo, defiende que a él nunca nadie le ha regalado nada por ser quien era. Es más, siempre ha asegurado que su objetivo es ser más grande todavía que su pariente, siendo un brillante boxeador.

En 2013, Fowler solo pudo ser tercero en el Mundial, ya que una lesión le impidió seguir avanzando en la lucha por el oro. El pasado verano, justo antes de mi llegada a Glasgow, se impuso en los Juegos de la Commonwealth. Por lo pronto, debuta este domingo a las 11:30 horas contra el italiano Salvatore Cavallaro. Veremos si mantiene el listón y, como dice, consigue que la gente lo juzgue no por su apellido sino por su destreza en el ring. Así, entre sus logros también figurará el de ser el primo de Zumosol de todo un Robbie Fowler. Ahí es nada…