People make Glasgow


people-make-glasgow

En las bicicletas públicas, en los autobuses, en carteles y hasta en la fachada de un céntrico e imponente edificio. En todos estos puntos se puede leer la frase que reza el titular de esta entrada. Y es que Glasgow está de moda. El domingo pasado se entregaron los MTV Awards 2014 de los que poco sé salvo que los puede ganar un artista que en todo el año no ha ofrecido ningún espectáculo.

Este fin de semana, concretamente hoy, la ciudad más poblada de Escocia acoge un partido de clasificación para la Eurocopa de 2016: la selección nacional se enfrentará a la República de Irlanda; morbo puro al norte de la Isla. Los que un día consiguieron emanciparse se miden ante los que lo han intentado este año. Respeto mutuo. La noche se avecina tranquila, con temperaturas bajas a causa de la falta de nubosidad y con gran ambiente en las gradas.

Durante el día de hoy, las estaciones de tren y las céntricas calles de Glasgow se han llenado de colores propios del clima Atlántico. Por un lado están los tonos azules, vasallos todavía de Isabel II, que completan su conjunto con kilts de todos los colores. En frente, una grada verde pradera intentará que su garganta no se amilane ante la afición local. Estará difícil, pero el respeto que en estas tierras se tiene a Irlanda no hace que uno se sienta extraño al imaginar un cántico a coro de todo el estadio.

passenger-a-lansat-videoclipul-piesei-heart-s-on-fire-video_size2Me queda un mes para volver a mi casa, hoy me he dado cuenta. Paseando por Sauchihall Street, un mozo cantaba versos de Passenger con notable calidad. Me he acercado y le he echado lo suelto. No sé si se debe a mis pinitos en el mundo de la entonación o a la gran cantidad de músicos callejeros que alberga esta ciudad, pero mi concepción acerca de premiar el trabajo bien realizado a pie de calle ha cambiado. Un poco más adelante, un grupo interpretaba villancicos al más puro estilo swing. Una delicia que explica el verdadero significado del eslogan con el que he arrancado este escrito.

En medio del hipnotismo generado por la música he alzado la cabeza y he contemplado los adornos navideños brillando gracias a los rayos de sol que comenzaban a asomar y me he sentido feliz. Cómo no voy a echar esto de menos.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s