El viernes Glasgow amaneció gris


Mujer realizando bailes típicos mientras porta una cartulina del 'Yes'

Mujer realizando bailes típicos mientras porta una cartulina del ‘Yes’

(Entrada publicada el sábado 20 de septiembre en la edición de A Mariña del diario El Progreso)

El viernes Glasgow amaneció gris. Gris por dos motivos. El primero de ellos el tiempo, que a medida que se muere el verano va ofreciendo peor cara. El segundo –y no por ello menos importante– por el triunfo del unionismo en el referéndum de autodeterminación celebrado el jueves. Glasgow, ciudad más poblada de Escocia, había ofrecido a lo largo de las últimas semanas un apoyo férreo al ‘Yes’. Tanto que el viernes, entre la humedad del ambiente, un podía llegar a olfatear la derrota entre las calles de esta urbe industrial que decidió llevar la contraria a Edimburgo en esto de decidir el futuro de la nación.

En los últimos días las calles de Glasgow habían mostrado pleitesía a la secesión. En la comercial Buchanan Street, la milla de oro de la ciudad, los partidarios del ‘Yes’ se dejaron ver a lo largo de los últimos días pidiendo apoyos a todos los viandantes. También organizaron conciertos a pie de calle, gratuitos, y ofrecieron discursos a golpe de megáfono para terminar de convencer a una ciudad a la que Alex Salmond particularizó su agradecimiento a través de su cuenta de Twitter.

En la universidad la política no estaba prohibida, pero los alumnos procuraban no mostrar demasiado sus colores en estos primeros días de curso. Sin embargo, en la sesión inaugural algunos de los profesores llegaron a bromear a la hora de dar la bienvenida. “Bienvenidos a Escocia, Reino Unido hasta el jueves y después ya veremos”, afirmaban sin tapujos y entre risas. Ante la parcial timidez de los novatos, uno de ellos incluso se atrevió a preguntar a mano alzada quiénes estaban a favor de la independencia de Escocia.

En las horas finales de la votación y antes los primeros sondeos, cientos de personas se agolparon en St George Square para seguir en todo momento qué sentencia había dictado el conjunto de su país. El ‘Yes’ seguía ganando en las calles de Glasgow. Y de hecho lo hizo cuando todos los votos fueron recontados. Un 53,49% votó sí a la independencia frente a un 46,51% que se posicionó de manera contraria. Y cuando ayer la gente se despertó el Reino Unido seguía en su sitio. Con las promesas de David Cameron de ofrecer una “descentralización sin precedentes”, que veremos en qué se queda. Porque, aunque Salmond ha prometido esperar “una generación política” para volver a intentarlo, resulta mucho más fácil ahora perder partidarios del ‘No thanks’ que del ‘Yes’ y eso Mr Cameron ha de tenerlo presente desde el 10 de Downing Street.

Glasgow anteayer amaneció sin los habituales voluntarios pidiendo el voto a favor de la secesión o de la unión. Sí que se mantuvieron, en cambio, los músicos que cada día con sus interpretaciones consiguen traer buenos recuerdos y sacar alguna sonrisa a los apurados viandantes cada día, traiga este la resaca post referéndum o no. Lo que es cierto es que Escocia sigue siendo parte del Reino Unido, pero también lo es que la música seguirá sonando en Glasgow.

La música seguirá sonando en Glasgow

La música seguirá sonando en Glasgow

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s