“No es lo que estás escuchando, es lo que estás sintiendo”


Uner aprendió antes a leer una partitura que a sumar (foto: Roberto García Fernández)

Uner aprendió antes a leer una partitura que a sumar (foto: Roberto García Fernández)

Cuando las luces se apagan, el disc-jockey y productor de música electrónica Manu García, conocido como Uner (Lleida 1977) enciende su equipo y pone a la gente a bailar. Así lo lleva haciendo desde hace veintidós años.

¿Cuándo comenzó tu interés por la música electrónica?

Más o menos cuando tenía 12 ó 13 años, cuando mi padre me regaló un disco de Jean Michel Jar. Este artista fue el que me despertó la curiosidad. En su disco escuchaba música como la que yo estudiaba en piano clásico, pero que sonaba muy diferente con sonidos que para mí eran extraños. Desde entonces mi padre empezó a comprarme discos de todo tipo y fui nutriéndome escuchando todo lo que pasaba alrededor del mundo.

El lector podrá pensar que lo fácil es pinchar, la pregunta es: ¿por qué te decantaste por producir?

Empecé produciendo con quince años y haciendo directos los fines de semana. Mi padre cogía el Renault 21, le sacábamos los asientos de atrás, cargábamos toda la maquinaria que yo utilizaba y nos íbamos de bolo los dos. Por aquel entonces la ley me obligaba a ir acompañado de un adulto que portase un documento especial firmado por él para que me dejasen trabajar. No fue hasta los “veintitantos”, cuando yo estaba cansado de viajar con tanto equipo, cuando amplié la faceta de dj a todo el trabajo que estaba haciendo.

Al principio, cuando saliste como Uner te negabas a que los dj’s nacionales pinchasen tus temas. ¿Es cierto eso?

Hemos pasado unos años en este país de un bloqueo absoluto hacia ciertos artistas. Había 4 grandes compañías y 7 u 8 artistas que ganaban una pasta y que ejercían un bloqueo a los demás para comerse ellos el pastel. Es una realidad. Cuando esos artistas me contactaban para pinchar mis discos en sus programas de radio yo les decía que no quería por haber estado jugando con muchos artistas.

Quizás es que en España no haya buenos artistas…

Hay muchos artistas de este país, pongo las manos en el fuego, que no son más grandes porque no han podido. Y no han podido porque no se les ha dejado. Hace unos años sacando discos se ganaba mucho dinero que se repartían unos pocos. Te lo digo con conocimiento de causa. En esa época, he llegado a enviar cd’s vírgenes comprados sin el plástico de protección a grandes compañías para que escucharan el supuesto material. Y yo recibía una carta de respuesta diciéndome que el material era bueno pero que no se ceñía a los márgenes de estilo que ellos querían sacar al mercado. Ha habido muchos años de estafa absoluta, ese es el problema.

¿Tienes pensado en darlas a conocer algún día?

No tengo ni un problema en mostrar cartas que yo he recibido tanto de festivales como de grandes compañías de este tipo. No es un secreto, es algo que mucha gente ha vivido y que mucha otra se imagina. Enviar un CD a X compañía y tener la certeza de que no lo han escuchado y, de hecho, también saber que no lo han abierto (ríe); esa es una cosa que tenemos todos clara. Hubo una época brillante en la que un artista con un adelanto recopilatorio se podía comprar un Audi A4 billete sobre billete. Y, claro, “quiero seguir comprándome Audis y no quiero que se los compre ese”, eso es lo que sucedía.

Pero esto que dices es grave, ¿lo puedes demostrar?

Yo podría hablar de festivales en los que se contrataban a artistas de Lleida porque el festival se hacía en las comarcas ilerdenses y cuando el festival estaba firmado por el Ayuntamiento se cancelaban los contratos de estos artistas. Llevo muchos años en la industria y he visto muchas cosas. Y todo esto está guardado. Tengo las cartas de las compañías con los sobres estampados con su marca, los sellos y sus nombres guardados en un fichero. Puedo demostrar lo que contestaban y cómo se trataba a los artistas en este país. Esa es la pena.

Press Photo Uner 03

Ha habido muchos años de estafa absoluta, ese es el problema”

¿Cansa la vida festiva?

No llevo vida de fiesta, en absoluto. La gente que me conoce me dice que soy el dj más aburrido que hay. Yo nunca me voy de fiesta después de actuar. Entre febrero y abril hago 40 fechas; es imposible mantener una vida sana y organizada, tanto a nivel psicológico como a nivel físico, yéndote a 40 afters en 40 partes diferentes del mundo con decenas de cambios horarios. Para mí la música tiene un respeto absoluto y el trabajo que hago es devolverle a la música lo que me ha dado. Para ello, tengo que hacerlo con el mayor respeto posible.

Hay gente que dice que no le gusta la música electrónica porque dice que toda suena igual, ¿qué le dirías tú a esta gente?

Pues que también decían eso de Los Beatles. Por supuesto que si te fijas en el sonido todo suena igual, pero no hay que fijarse en el sonido. Una caja suena a caja aquí en Asia o en Sebastopol, pero ya no es cuestión de que suene igual, sino de los sentimientos que te despierta. Creo que la música ya no hay que escucharla con los oídos, hay que sentirla. Esa afirmación de que la música electrónica suena toda igual es cierta: hay bombos, hay hi-hats, hay bajos, hay palmas… por supuesto que suena súper similar. Pero no es cómo suena, es lo que suena, lo que transmite. Si esa gente va a escuchar un concierto de piano de dos horas probablemente se pegará un tiro porque dirá: “Dios, dos horas escuchando el mismo sonido”. Amigo, no es lo que estás escuchando, es lo que estás sintiendo.

¿Tocas todos los instrumentos que suenan en tus temas?

Intento tocarlos todos, pero por supuesto hay cosas que no puedo hacerlas. Yo no sé tocar instrumentos de viento, es complicado hacerlos sonar por la posición de la boca y por cómo tienes que expulsar el aire. Tengo amigos que tocan instrumentos de viento y llevan años perfeccionando todo el sistema de respiración y de expulsión de aire para tocar un instrumento de viento. Una vez intenté tocar un saxo… y me mareé (ríe). Los demás instrumentos intento tocarlos todos. Aunque no sepa, se aprende. Es cuestión de práctica.

¿Qué diferencias hay entre Manu y Uner?

Hay pocas realmente porque Uner se nutre de las experiencias de Manu. Además de la profesional, intento tener una vida personal intensa también. Con mi familia y con mis amigos hago todo lo que puedo para poder tener en un futuro una vida privada amplia y feliz porque no sé lo que va a durar la música ni mi trabajo. Mantener siempre a tu gente alrededor es lo que hace que pises con los pies en el suelo ya que, pase lo que pase, siempre van a estar ahí porque son tu gente. A ellos les da igual que seas dj o que seas carpintero, te quieren porque eres tú y punto. Para mí es muy importante nutrir esa parte personal y no dejar que Uner se apodere de 22h diarias de mi vida.

¿Cuál es el mejor sitio para pinchar?

Aquel en el que me sienta cómodo. Puedo pinchar en medio de la carretera, pero me tengo que sentir cómodo. Y no es cuestión de comodidad física, sino esos factores que hacen que todo sea mágico. Puedes ir al mejor club del mundo y no querer volver. O puedes ir a la rave más inhumana en un matadero en la montaña y desear volver pronto.

¿Un momento que te haya marcado?

El momento en que surgió la necesidad de hacer a Uner, hace 4 años. Como artista estaba quemado, me fijaba demasiado en mi alrededor y me dejé cegar por esas luces y ese espectáculo. Eso me hizo perder el norte. En ese momento tuve un accidente que me hizo pasar 5 días en un hospital con varias operaciones, lo que entendí como un aviso. No de que me fuese a morir, sino de que la vida se puede perder en un momento. Hasta entonces había dejado de disfrutar para intentar conseguir el éxito, y en el momento en que quieres conseguir algo es cuando no lo consigues. Ese fue el momento en que nació Uner y que ha marcado mi vida.

Sin duda a veces hay que tener un susto para empezar a reaccionar.

Realmente mi límite fue la sala de rehabilitación: el ver a gente que se estaba muriendo y decirme “llevas 30 años quejándote por gilipolleces, has perdido el tiempo quejándote por cualquier cosa cuando hay gente que se está muriendo y que darían lo que sea por estar vivos”. Eso fue lo que hizo un shock en mi mente. Creo que perdemos mucho tiempo en la vida preocupándonos por muchas cosas. Por supuesto, la situación actual es difícil. Tengo familiares que la sufren  y yo mismo sé lo que es pasar por situaciones económicas complicadas en las que la cabeza no para de retumbar. Pero fuera de eso hay personas y cosas tan increíbles a tu alrededor que no te das cuenta de que pueden estar ahí para cualquier cosa.

Una reflexión general sobre la vida de todo lo que le ha pasado y le está pasando.

Que pase lo que pase no te pares, sigue para adelante. Eso es lo único que tomo de la vida. Si se pone a llover y te paras te vas a mojar más. No te puedes parar y decir que llueve, debes salir corriendo. En la vida sucede lo mismo: siempre para adelante. Con un porcentaje alto de reflexión, de curiosidad, de optimismo y menos de pesimismo, porque a veces este último es necesario para que puedas oler un riesgo demasiado alto. Siempre adelante con nuestros pros y nuestros contras, porque no somos perfectos. Esto es lo que he aprendido en todos estos años. Valorando lo que hice en el pasado y lo que hago ahora me doy cuenta de que muchas cosas que hice podría tacharlas de pérdida de tiempo. Y una pérdida de tiempo no nos vale para nada.

Para terminar, ¿te arrepientes de algo?

En absoluto. No te puedes arrepentir de nada que hayas hecho en la vida. Tu vida ahora mismo está así gracias a todo lo que has hecho bien y a todo lo que has hecho mal. Arrepentirse es tener apego a tus propios actos y yo creo que eso es un peso muy pesado para llevarlo durante toda tu vida. Mi objetivo en la vida es que, al llegar el momento en el que sabes que te vas a morir, poder decir: qué bien lo he hecho, la gente ha sido feliz conmigo y yo he sido feliz con la gente. Y ya está.

(Foto: Roberto García Fernández)

(Foto: Roberto García Fernández)

Mantener siempre a tu gente alrededor es lo que hace que pises con los pies en el suelo”

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s