Cuando África nos queda demasiado lejos


travelingman

Sello español representando las posesiones del Sahara Occidental (año desconocido, autor: travelingman)

Cuando hablamos de Transición Española lo primero en que pensamos son los cambios políticos de entonces. Aquello que nos tocaban más de cerca. Sin embargo, algunos aspectos alejados en lo geográfico continúan tan candentes como hace casi 40 años. La autodeterminación del Sahara Occidental, es uno de ellos.

Después de muchos años desgastándose y en plena situación de flaqueza de la dictadura franquista, Hassan II, aprovechó para enviar a finales de 1975 unos 350.000 ciudadanos y a 25.000 soldados para que ocupasen los territorios del Sahara Occidental que pertenecían a España. La operación fue resultado del “Acuerdo de Madrid”, suscrito por España, Marruecos y Mauritania, y se conoció como la Marcha Verde. España, desde entonces, es el administrador jurídico del Sahara Occidental, al que la ONU considera un territorio no autónomo.

El caso es que el Sahara es hoy un territorio ocupado militarmente por Marruecos que lucha por la soberanía que se le había prometido -y todavía hoy se mantiene la promesa- a través de una supuesta autodeterminación garantizada en un dictamen del Tribunal Internacional de Justicia. Ello se realizaría mediante un referéndum auspiciado por la ONU e inicialmente previsto para 1992. La organización encargada de impulsar la autodeterminación de la República Árabe Saharaui Democrática es El Frente Polisario.

Con el objetivo de frenar las acciones guerrilleras de esta organización, Marruecos instaló ocho muros de miles de kilómetros y campos de minas a lo largo del desierto que dificultaban la movilidad de los integrantes del Frente. Estos terminaron por ubicar su base en Tindouf, ya en territorio argelino, desde donde dirigen las distintas operaciones reivindicativas.

Desde entonces y hasta hoy, España no desea verse implicada en el Sahara Occidental nada más que para desear “una solución política justa”. Todo ello a pesar de que el nombre oficial del territorio siga siendo Sahara Español y esté considerado legalmente como un territorio más del Reino de España. Mohamed VI, por su parte, mantiene su ejército y su policía sobre el terreno, reprimiendo las aspiraciones independentistas.

El acoso de las tropas marroquíes es tal que el líder de la RASD, el polisario Mohamed Abdelaziz, ha denunciado recientemente la vulneración de los derechos humanos a la que se ven sometidos quienes piden en las calles la autodeterminación de su pueblo. Pero es que, además de reprimir, Marruecos acosa a los políticos que visitan la zona. En menos de un mes, parlamentarios británicos  y gallegos han sido atosigados por la policía marroquí, que no facilitó los encuentros entre estos y organizaciones locales.

El Sahara Occidental es un territorio legalmente español. Querer ignorar que en él se atenta contra los derechos humanos, es despreciable. Tal vez a España le baste solamente con atender a la violación de estos mismos derechos en Ceuta y Melilla. O, tal vez,  a España lleve quedándole grande cientos de años el “continente negro”. El Sahara seguirá ahí reclamando su soberanía,  mientras que quienes en público apoyan su causa, en privado miran para otro lado.

Hilera de banderas de la República Árabe Saharaui  Democrática en algún punto del desierto (foto: sinsistema)

Hilera de banderas de la República Árabe Saharaui Democrática en algún punto del desierto (foto: sinsistema)

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s