Coca Cola… ¿para todos?


EREQuisiera matizar que esto no es una oda al consumo de ningún refresco con gas. Las informaciones que pueda parecer que van contra una sola marca vienen dadas por el contexto actual y no por ninguna predilección consumista sólidamente asentada en mis preferencias. Dicho esto, allá vamos.

El pasado 22 de enero Coca Cola decidía prescindir de 750 empleados. Cargárselos, vamos. Mediante un ERE -que afectaba a 1250 trabajadores y que prometía recolocar a 500- la compañía líder en distribución de bebidas con gas, alegaba estar buscando mayor eficiencia. Para lograrlo, el paso previo era desmantelar las plantas de Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Colloto (Asturias) y Palma de Mallorca.

Los empleados no dudaron en levantarse contra la empresa norteamericana y su embotelladora en la Península y mantienen paros en el sector que se contabilizan por semanas. Creen que es injusto, que no hay derecho a que una empresa que obtiene beneficios decida convertir en polvo cuatro fábricas y enviar al paro a 750 trabajadores. El pueblo, solidario, también ha decidido ponerle las cosas difíciles a quien pretende contribuir a la invalidación del tejido productivo estatal.

Y es que las ventas de Pepsi, competidora directa de la marca que ahora mantiene su atención en este blog, han aumentado. O, lo que es lo mismo, las de Coca Cola han sufrido un ligero revés que mantiene una tendencia descendente, como aseguran los trabajadores. Los bares, los mismos a los que apelaba la compañía en un reciente anuncio, también se han solidarizado con la causa y, en lugares como Alicante, han decidido retirar este refresco de sus neveras.

Para encajar bien los golpes y en un ejercicio de temeraria osadía, Coca Cola Iberian Partners lanzó un comunicado a página completa, en diversos diarios, tratando de explicar, como bien asevera Juan José Millás en El País, que su compañía no era tan mala como aparentaba. Lo que el refranero popular reconoce como tirar la piedra y esconder la mano, básicamente.

Pero la guinda del pastel viene cuando el twittero de turno se da cuenta de hasta qué punto Coca Cola ostenta una posición privilegiada dentro del mercado de nuestro país. Como subraya el usuario @jorgenavasalejo, la empresa Mercadona subió el precio del pack de dos botellas de Pepsi ante la continua demanda de este refresco como parte del boicot a Coca Cola. Por si fuera poco, también redujo el precio del mismo pack de Coca Cola de 2,50€ a 2,30€. ¿Casualidad? Ingenuo el que lo crea.

Coca Cola

No es normal para una empresa acostumbrada a liderar el mercado y a exigir tanto a empelados como a gobiernos que cumplan sus órdenes, ver cómo las cosas no salen como era de esperar. Esther Vivas nos deleita en Público con un excelente repaso a la otra cara de Coca Cola, muy recomendable en el que, como afirma, más que felicidad, reparte pesadillas.

De momento, Coca Cola mantiene el cierre de fábricas pero promete cambiar los despidos por bajas voluntarias. La única voluntad con la que se ha encontrado hasta el momento, es la de boicotear su producto.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s