Fernández de Mesa, una carrera de jardín en jardín


Arsenio-Fernández-de-Mesa

Uno no llega a director general de la Guardia Civil de la noche a la mañana. Tampoco haciendo un favor a un amigo. Para ser el máximo directivo de la Benemérita hay que demostrar que se está capacitado.

Arsenio Fernández de Mesa, jardinero un buen día en el Ayuntamiento de Ferrol y posterior diputado en el Congreso de los Diputados, tomó posesión a finales de 2011 como Director General de la Guardia Civil después de una vida de méritos para que le fuese encomendado el desempeño de tal cargo. Pero, justo antes, este ilustre funcionario público también había sido Delegado del Gobierno en Galicia de 2000 a 2004, en el último mandato de José María Aznar. Vistas las fechas y el lugar de los hechos, una palabra vendrá a la mente del lector: Prestige.

Según publicaba el diario El Mundo por aquel entonces, el representante del gobierno central en la comunidad donde se había producido el vertido petrolífero más destructivo de la historia de este país, aseguraba que “hay una cifra clara, y es que la cantidad que se ha vertido no se sabe”. Además, cuando por fin se consiguió obturar la brecha que había vertido cantidades ingentes de fueloil a la costa gallega, Fernández de Mesa se aventuraba a decir: “a ojo de buen cubero, el Prestige ha vertido 3.000 o 4.000 toneladas. Cifras, en cambio, lejanas a las 63.000 toneladas reales.

Pero, antes de volver a la actualidad, echemos la vista un poco más atrás en el currículo de “Cuco”, como era conocido por las calles de Ferrol en sus años mozos. Durante la década de los 70, en el patio exterior del Instituto Concepción Arenal, según informa “El Plural”, se reunían al salir de clase miembros de diversos grupos juveniles ultras. El objetivo era frenar el avance de los grupos de izquierda en la época final de la dictadura. Allí estaba nuestro hombre, que también dedicaba las noches de los fines de semana a patrullar por la ciudad buscando detractores del régimen.

Con la llegada de la democracia, el ayuntamiento de Cedeira inauguró un jardín dedicado a Francisco Franco –monolito incluido–, como recogía el 15 de mayo de 1977 ABC. Para evitar que grupos de tendencia antifascista boicoteasen el acto, el alcalde de la localidad, Leopoldo Rubido, solicitó a la cuadrilla del “Cuco” la presencia en la zona como medida disuasoria. Como recoge “El Plural”, la violencia también acudió a la cita.

Arsenio Fernández de Mesa, durante la visita del embajador ruso en España (foto: Ministerio de Interior)

Arsenio Fernández de Mesa, durante la visita del embajador ruso en España (foto: Ministerio de Interior)

Incluso se puede relacionar a Fernández de Mesa con la trama Gürtel, puesto que fue él quien se encargó de que en la boda de Álvarez Cascos funcionase todo correctamente. Boda que, de acuerdo con Vanitatis, el cerebro de la trama de corrupción, Francisco Correa, se jactaba de haber financiado. La Cadena Ser, por su parte, recoge una estancia de cinco días en un hotel de cinco estrellas cuando Fernández de Mesa se incorporó al equipo electoral de Mariano Rajoy en 2004. El coste: un total de 1.497 euros abonados por Special Events, la empresa de Correa.

En resumidas cuentas, una carrera “ejemplar” llevó a este jardinero de la casa consistorial ferrolana a la dirección general de la Guardia Civil. Cuerpo de seguridad cuyas acciones, como estamos viendo estos días, están a la orden del día. El cuerpo, creado en 1844, tuvo el pasado 6 de febrero un episodio triste y desafortunado en la valla que cerca la ciudad de Ceuta para evitar la inmigración clandestina. Una muchedumbre descendió corriendo desde el bosque de El Auyal hasta el paso fronterizo para intentar saltar los muros de metal. Ante la imposibilidad de la acción –por la maniobra de la benemérita– los subsaharianos, desesperados, optaron por acercarse a la playa y lanzarse al mar para llegar a España nadando.

A la dificultad de mantenerse a flote para quien –quizás– nunca haya visto aguas tan profundas, se sumó el operativo antidisturbios de la Guardia Civil. No había manifestación alguna, sino la de aquellos que protestaron contra el sistema instaurado en este mundo y optaron por viajar al norte para encontrar la libertad que en el sur no pudieron conseguir. Pero, la Guardia Civil, lanzó pelotas de goma a los que trataban de bracear en el litoral ceutí.

Rápidamente, Arsenio Fernández de Mesa se adelantaba a asegurar en los micrófonos de la Cadena SER que las fuerzas de seguridad no habían disparado ni fuego real ni pelotas de goma a los inmigrantes. Estas declaraciones chocaban con un vídeo que un vecino de las cercanías de la playa del Tarajal difundía en Internet. En él se percibían sonidos de disparos y los impactos de las pelotas en el agua, algunos en lugares muy próximos al que se encontraba la masa que soñaba con tocar la arena.

Pero el director general de la Guardia Civil se mostraba desafiante al igual que cuando, de joven, recorría las barriadas ferrolanas en busca de alguien que le llevase la contraria. Como recoge La Voz de Galicia, el máximo representante de la Benemérita no dudó al afirmar que diversos sectores “calumniaron, injuriaron e incluso hicieron denuncias falsas” contra su cuerpo de seguridad. La querella criminal iba a ser su respuesta.

Decimos “iba” porque, poco tiempo después, el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz reconocía en el Congreso que, efectivamente, se había utilizado material antidisturbios para repeler a los inmigrantes mientras nadaban. Sin embargo, según refleja El Mundo, “se usó la fuerza estrictamente imprescindible y con carácter disuasorio”. Esto es: Fernández de Mesa engañó conscientemente a los españoles, negando las acciones antidisturbios, y Fernández Díaz lo corrigió, pero justificando las acciones de la Guardia Civil.

Fernández de Mesa junto al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz (foto: Ministerio de Interior)

Fernández de Mesa junto al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz (foto: Ministerio del Interior)

Mientras un político que se encomienda a Santa Teresa defiende a un funcionario al que le gustaría ser político, quince cuerpos han sido encontrados en las aguas del Tarajal. Quince muchachos cuya última imagen será la de un manto de agua agujereado por brazos, piernas y proyectiles de goma. Quince personas que formaban parte de una horda de individuos de “agresividad descomunal”, según Fernández de Mesa.

Mientras que las manos de quienes se ahogaron y de quienes trepan por vallas forradas con cuchillas portan las huellas de personas inocentes, los casquillos encontrados en el arenal ceutí, correspondientes a las balas de goma, llevan acuñado el sello de la marca España. Por el momento contamos heridos y defunciones; pero no dimisiones.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s