España se droga (pero menos)


Drogas

“España se droga”, decían los chicos de Siniestro Total allá por 1995. Porque, entre nuestras fronteras, la droga ilegal existe. Se puede ver y tocar. La –a partir de ahora– “droga” entra en nuestro país y, una vez aquí, o bien otea el resto de Europa buscando un destino más norteño, o bien se queda para ocio, disfrute y dependencia de los consumidores peninsulares. España supone una marquesina o un andén en este “viaje”, por lo que muchos narcotraficantes se apean para comercializar en el mercado negro los productos que traen consigo. Pero en España, los consumidores son menos cada año. Es una cifra que desciende tímidamente, pero a la que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad –creador de la Encuesta sobre alcohol y drogas en población general en España– ha de aferrarse.

Según el documento, la droga más extendida en el territorio del Estado es el cannabis, del que encontramos los derivados conocidos como hachís –cuando se trata de su resina– y marihuana –cuando son sus cogollos lo que se fuman–. Es el hachís la droga más consumida en España. El hecho de que sea aquí donde se incaute la mayor cantidad de esta droga en Europa, con un 73,69% sobre el total, es un dato que no ha de pasarse por alto. La relación causa-consecuencia entre ambos factores es evidente.

Concretamente, el 27,4% de los adultos españoles –de 35 a 65 años– han fumado hachís alguna vez a lo largo de su vida. A solo tres puntos porcentuales de lo que se consume en Francia o Dinamarca. Entre la juventud –la población entre los 15 y los 34 años– el consumo es del 17%, estableciéndose un empate entre Francia y, esta vez, Polonia.

De acuerdo con los estudios del ministerio, el cannabis es una droga cuyo inicio más temprano permite situarla junto al alcohol y al tabaco. Mientras estos últimos fijan la edad de inicio a los 16, el cannabis lo hace a los 18. En el 2011, último año del que se poseen datos, los índices de consumo indicaban un notable descenso, ya que se reducía de 32,1% al citado 27,4% el consumo de cannábicos.

ENCUESTA SOBRE ALCOHOL Y DROGAS EN POBLACIÓN GENERAL EN ESPAÑA 2012

ENCUESTA SOBRE ALCOHOL Y DROGAS EN POBLACIÓN GENERAL EN ESPAÑA 2012

La siguiente droga ilegal de la que cabe mencionar un descenso en el consumo es la cocaína. Extraída de la hoja de la planta del mismo nombre, la coca, y que también da título a la bebida con gas más famosa del mercado, la cocaína llega a España por mar o aire desde el continente americano. De toda la que se incauta en Europa, España lidera la clasificación confiscando el 41,21% del total. Causa que pone a nuestro país –como sucedía con el hachís– en lo alto de la clasificación europea.

En edad adulta, el 9% de los españoles confiesa haber probado la cocaína alguna vez en su vida. En este caso, solo supera a España el Reino Unido con un 10%. Los jóvenes, por su parte, mantienen el segundo puesto en este discutible “podio” europeo con un consumo ocasional del 3,5% en edades comprendidas entre los 25 y los 34 años. A solo medio punto de los británicos, que alcanzan el 4%. La cocaína es, pues, una droga de inicio en edad más avanzada, ya que hasta los 21 años no se suele consumir por primera vez en España.

Otras drogas a estudiar son el éxtasis, las anfetaminas y los alucinógenos (como las setas mágicas). La primera redujo su consumo del 2010 a 2011 en un 0,1% alcanzando el 0,7% de consumidores. La segunda, por su parte, se mantuvo en el 0,6% mientras que los alucinógenos también vieron reducido el número de consumidores a un 0,4% frente al 0,5% recogido en el año 2010. Estas tres cifras suponen el dato más bajo desde que el Ministerio de Sanidad empezase a estudiar, separando por edad, sexo y droga, el fenómeno del consumo en España en 1995.

DETENIDOS TRÁFICOEn cuanto a las edades de inicio del consumo de estas últimas tres sustancias, podemos situar en 20,8 los años en los que comienza el consumo de éxtasis; en 20,2 la edad de toma de contacto con las anfetaminas y en 20,5 la de los alucinógenos.

En el mencionado estudio, otro indicador que resulta interesante es la percepción que el ciudadano tiene acerca de la disponibilidad de drogas como el cannabis, el éxtasis, la cocaína o la heroína. Esto es, la idea de si estas drogas se pueden conseguir en menos de 24h. Si mientras que de 1995 a 2009 se recogía lo “fácil” que era conseguir drogas, desde entonces los indicadores han ido bajando hasta señalar que “solo” uno de cada dos encuestados cree que conseguir drogas en menos de un día es relativamente fácil.

Las conclusiones que podemos extraer de estos indicadores es que las drogas ilegales están muy extendidas, fundamentalmente, entre la población que va de los 15 a los 34 años. Podemos hablar de descenso, en efecto, pero siempre dentro de un contexto de drogodependencia considerable en nuestra sociedad. La reducción de los principales indicadores, sin embargo, anima a pensar que la labor de las fuerzas de seguridad es cada vez más fructífera y que la información proporcionada a través de los medios de comunicación, internet, escuelas, así como por los profesionales sociosanitarios ha contribuido en la diminución del consumo.

El elevado, pero también en fase decreciente, consumo de las drogas legales como el alcohol o el tabaco nos permiten hacer una doble lectura al respecto: las drogas legalizadas, de acuerdo con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad obtienen un mayor consumo, pero que también está en fase decreciente –excepto en lo que atañe a los hipnosedantes–. Son drogas que afectan igualmente a la salud de las personas y provocan la muerte en muchos casos. La única diferencia es que están legalizadas.

Y aquí es en donde cobra importancia el debate de hasta qué nivel se ha de dejar al ciudadano decidir cómo tratar su propio cuerpo. Una dialéctica que surge en convivencia con el consumo de las drogas ilegales muy presente y comenzando a descender. Tal vez la legalización de estas suponga la total pérdida de interés de futuribles consumidores. El alcohol y el tabaco nunca fueron ilegalizados en democracia y se sitúan en lo alto del ranking. Quizás lo que siempre hizo falta fue información y no prohibición.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s