Hagámonos uno


parejas0076

En ocasiones me tiemblan los dedos de los pies

al imaginar que hay algún cómplice camuflado

que conoce que es a ti

a quien deseo decir que te quiero por los cuatro costados.

 

Y no hay verdad más absoluta

que decir que la Luna

es la única cómplice en esta noche

en la que grito al silencio que te quiero.

 

Ella lo sabe, mas calla porque es inteligente.

No le pido que guarde confidencia,

pero ella sabe que el ruido no ayuda

porque las palabras hermosas se recitan en un tono disminuido

 

Puede que el agua caiga sobre nuestras cabezas

y moje nuestros pies, o nuestras áureas.

Pero lo que no será capaz de empapar

Es nuestro flujo sanguíneo, impertérrito.

 

El corazón a veces dicta sentencias que uno es capaz de revocar.

No hay sentencia capaz de negar un axioma como este,

en el que te quiero sin vaticinar los costes,

solo pensando en los beneficios del sentir.

 

Las mareas se han aliado conmigo

para dejar la belleza de los arenales al descubierto.

Yo mientras afirmo, y no miento,

que eres tú, “vocativa”, por la que todo siento.

 

Envíame lejos, o ignórame;

pero mi ser seguirá en sus trece,

montando un caballo, armando un navío,

procurando conseguir lo que él cree que se merece

 

Bienestar y felicidad,

amor y complacencia,

son las promesas, no electorales,

que te ofrezco con displicencia.

 

Vente conmigo, que no te negaré

que todo lo que dices cae en saco roto;

sino que hace vibrar la membrana de mi músculo cardíaco

como una estrella fugaz impacta con la atmósfera.

 

Viaja en esta travesía onírica,

piérdete conmigo en este viaje de insomnio.

Bucea junto a mí en esta depresión despresurizada,

vive a mi lado este sueño tangible, cien por cien plausible.

 

Saca de ti misma todos esos complejos,

extrae de este escrito un cometido:

el aceptar ese contacto más allá de lo labial,

el conceder ese regalo sentimental y femenino.

 

Bajo un clima intempestivo

en el que los truenos hacen de bajos,

yo digo que te quiero

mientras nadie osa objetar algo.

 

Dame tu mano sin decir “no”.

Acepta los peros sin decir nunca.

Di que sí sin contar con las negaciones.

Bésame sin dudarlo, libera nuestros deseos.

 

Mira la luz que junto a mí que parpadea

como un hierro que termina su vida en la herrería.

Esquiva las ráfagas ventosas que te atacan

y serás libre y tuya, vida mía.

 

Se me han acabado los argumentos,

para pedirte que, brevemente

pero más sentimentalmente,

me digas que lo que tú padeces, es lo que yo siento.

 

Toma mi mano, no lo dudes.

No digas nada, pues la imagen más clara

es la emisora del mensaje más puro.

Deja que te bese, hagámonos uno.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s