Libertad ornitológica


Canario

Esta mañana el canario salió de su celda

para colocar sobre rúas todavía desempedradas,

una a una, las lápidas —todavía sin grabar—

homónimas de los que bajo la lluvia agonizan en solitario.

 

Después de lastimarse ostensiblemente en el pico,

regresó a su jaula para pasar al más allá,

intoxicado por el olor del alquitrán que no había utilizado

en un acto de vicioso egoísmo animal.

 

¿Qué será del espíritu del pájaro

que sigue volando libre sobre el Globo?

Un pájaro muerto tiene la misma vida que uno vivo,

excepto cuando quiere cantar.

Anuncios

2 pensamientos en “Libertad ornitológica

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s