Un chicle pegado al Teatro de los Sueños


alex_ferguson chicle

“Es el momento adecuado”, aseguraba esta mañana Sir Alex Ferguson en un comunicado que informaba del fin de su etapa como técnico del Manchester United. Después de 26 años en el banquillo de Old Trafford y 38 títulos, este mal futbolista escocés que resultó tener un don para entrenar ha anunciado su retirada. Según Sky Sports, el nombre del sustituto se hará oficial en 48 horas.

Procedente del Aberdeen para relevar a Ron Atkinson, Ferguson llegó a un club copado de alcohólicos deprimidos para dejar huella. A día de hoy, deja tras de si a una plantilla a la que considera que está preparada para remar sin su gran ayuda. “La calidad de este equipo a todos los niveles es un buen augurio para el éxito continuado al más alto nivel, mientras que la estructura de la cantera garantiza que el futuro del club a largo plazo siga siendo brillante”, asegura.

Sir Alex, el técnico del mítico chicle, deja también una silla vacía que, se especula, podría llegar a ocupar Jose Mourinho, aunque las quinielas sitúan con más papeletas a David Moyes, manager del Everton. En lo que al entrenador portugués (que no está haciendo nada más que provocar un incendio lo suficientemente grande como para que Florentino Pérez le “invite a salir” del club) se refiere, Ferguson solo puede completar con elogios la buena relación que les une: “Él puede dirigir a cualquier equipo, sin duda alguna. Aun no puedo predecir qué pasará en el club en el futuro. Pero estoy seguro de que José puede dirigir en cualquier lugar y yo no duraré para siempre”.

Ferguson en su llegada a Old Trafford (7/11/86)

Ferguson en su llegada a Old Trafford (7/11/86)

Este viejo lobo de los terrenos de juego ha protagonizado memorables episodios en la historia del fútbol. Siempre recordaré su “Did they tell Franco that?”, como respuesta a Ramón Calderón (entonces presidente del Real Madrid, que intentaba fichar a Cristiano Ronaldo) que había asegurado que la esclavitud se había abolido hacía siglos. Ferguson, chicle en boca, era quien decidía si de verdad surgía la polémica o no. Aunque, a veces, esta era creada sin él quererlo. Que se lo digan a David Beckham, que un buen día salió del vestuario con puntos en una ceja. Ferguson había pateado una bota con tan mala suerte que esta había ido a parar a la cabeza del centrocampista, que por aquel entonces no pasaba su mejor momento.

Si seguimos con la relación del escocés con las botas, también hay que recordar un incidente con Diego Forlán, mejor jugador del Mundial 2010 y de la UEFA Europa League del mismo año, entre otras distinciones. En un partido en que el campo estaba encharcado y Ferguson había aconsejado a sus pupilos emplear tacos de aluminio largos, el delantero uruguayo decidió decantarse por tacos de goma intercambiables. Durante el encuentro, falló un gol clarísimo. Fue la guinda que coronó el pastel de la pena con la que el mismo delantero que se ganó un lugar en la gloria de la Liga Española se despidió de la Premier.

Leyendo diversas piezas a lo largo del día, también he conocido una anécdota muy graciosa. El lateral Lee Martin subió la banda para rematar un centro y marcar el gol que daría la Copa de 1990 después de escuchar como el técnico le gritaba “¡sube arriba!”. En el vestuario, durante la celebración, Ferguson se acercó y le susurró “cuando grité, no me refería a ti”.

Como aspecto más épico, siempre le podrá quedar a Sir Alex la final de la Champions de 1999 en que su equipo derrotó (en el Camp Nou) al Bayern de Múnich por 1-2 con dos goles en el tiempo de descuento. Ese mismo año, el entrenador escocés consiguió el título de Liga y el de Copa. Fue entonces cuando la Reina de Inglaterra, Isabel II, le otorgó el título de “Sir” quien adoptaría por motivos de salud, 5 años más tarde, la costumbre de mascar chicle durante los partidos.

En Old Trafford hay ladrillos con los distintos nombres de entrenadores y personajes que han tenido algo que ver en que, hoy en día, al Manchester United se le reconozca como uno de los mejores equipos del mundo. Dentro de toda la lista de nombres que componen la historia del Manchester United, así como la pared de ladrillo de Old Trafford, hay uno que, difícilmente, será superado por ningún otro. No sabemos si el ladrillo está fijado con goma de mascar, lo que sí sabemos todos es que el nombre que lleva gravado es el de Sir Alex Ferguson.Ladrillo Álex Ferguson Old Trafford

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s