El “Cheffe”


stefan-effenberg_588806aNo se han alineado los astros de una manera especial para terminar de autoconvencerme de que me apetecía escribir algo en mi blog para volver a darle vida. La verdad es que solo me apetece hablar de fútbol. He estado haciendo un repaso a mi infancia pegado a un televisor visualizando los partidos de la Champions League y decidiendo, a la vez, con qué equipo iba antes de que el balón empezase a rodar.

Hoy, para revitalizar un poco mis cavilaciones, os hablaré de alguien que me daba miedo. No era otro que nada más y nada menos, el “Jefe” sobre el campo del Bayern de Munich, retirado a principios de siglo: Stefan Effenberg (Hamburgo, 1968). Este mediocentro alemán llegó a ser capitán en todos los clubes en los que militó. Y ello es bastante significativo, ya que solo se me viene a la cabeza otro nombre con los mismos privilegios: Raúl González Blanco. Dueño y señor del mediocentro (junto a otro mítico: Jeremies) de ese Bayern que se impuso en los penaltis al Valencia en la final de la Liga de Campeones en 2001, Effemberg fue también un jugador mermado por las lesiones.

Comenzó su carrera en el Borussia Mönchengladbach en 1987 para fichar por el Bayern de Munich en 1990. Dos años después, entrará a formar parte de la Fiorentina, para terminar volviendo a Alemania y realizar el mismo movimiento que en sus inicios como futbolista profesional. Será a partir de 1998 cuando viva su etapa dorada con ese Bayern de Munich que asustaba, no solo en su país sino en Europa. Y él era, junto a Oliver Kahn, el jugador que, cuando yo cursaba los tempranos cursos de primaria, más me asustaba desde el televisor. Con el conjunto de Baviera perdió dolorosamente (con dos goles en dos minutos) la final de la Champions de 1999 frente al Manchester United (2-1).

Sin embargo, el tiempo le daría una segunda oportunidad. Tras un período de conquista de tres Bundesligas consecutivas, dirigido por el sempiterno Ottmar Hitzfeld, en 2001 pudo levantar el título de Campeón de Europa en San Siro. De hecho, Effemberg fue quien posibilitó el acceso a los penaltis, puesto que empató desde la pena máxima el solitario tanto de Mendieta en los minutos iniciales, también de penalti. En la segunda parte y con la entrada de Albelda por Aimar, también propició las embestidas sobre el área “Che”. En la tanda de penaltis que terminó dando la victoria al conjunto alemán, también anotó el suyo. Terminó jugando en la liga de Qatar, previo paso por el Wolfsburgo y retirándose en 2004.

Effemberg era un jugador cumplidor y alabado, aunque su protagonismo en la selección germana no fue demasiado notable. De hecho, se le recuerda más por dedicar una peineta a la afición alemana que lo abucheaba tras una expulsión en el Mundial de EE.UU de 1994. Esto hizo que, desde entonces su diminutivo “Effe”, pasase a designar, también, el dedo corazón.

1 effembergHoy me ha venido a la cabeza uno de los mejores jugadores alemanes de todos los tiempos. Su imagen en el televisor me generaba miedo cuando no alcanzaba los 10 años de edad. El “Cheffe” (“jefe”, en alemán), se ha ganado con el permiso de las lesiones y con el beneplácito de su juego, un lugar en la historia del fútbol. No es de extrañar que el diario alemán “Bild”, haya anunciado que Guardiola lo quiere como segundo entrenador para cuando desembarque en el club bávaro la temporada que viene.

Anuncios

4 pensamientos en “El “Cheffe”

  1. No tengo ni idea de futbol pero amigo, lo tuyo es la filosofia. Como se te de todo tan bien como pensar y escribir…metete sanchez dragó! Jajaja! Pero sin opiaceos! Un abrazo desde Londres!

    • Muchas gracias Pablo! Siempre me gustó escribir y la verdad es que ya estaba yo tardando en ponerme a teclear sobre fútbol, una de las cosas que más me gustan en esta vida!
      Otro abrazo and I wish you will improve your English pretty much!

  2. A verdad é que sinto non ser máis futbolero daquela, creo que foi a partir do Mundial de Corea que empecei a ver algo, os partidos deste home debéronseme escapar. Pero gustaríame ter visto a aquel Bayern, que ganou a Champions máis reciente (e esperemos que este ano siga así, polo ben do meu querido Barça :D). Saludiños Fabián 😉

    • A verdade é que aquel Bayern asustaba en Europa. Kahn era un monstruo imbatible. Recordo un gol de Geremy que se lle colara entre os brazos porque viña medio mollado. Entón asociei a Kahn con Benji Price. Era unha pasada, sufríase moito se o teu equipo xogaba contra os alemáns. Hoxe en día, asustan abondo tamén, si.
      Unha aperta, Carlos!

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s