El retorno bien vale una Generalitat


Barcelona recibió a su President, Josep Tarradellas, después de 38 años exiliado

Josep Tarradellas, en el balcón del Palau de la Generalitat | foto: EFE

Aunque con retraso, el “Ciudad de Mahón”, vuelo fletado especialmente para el retorno del exiliado Josep Tarrradellas a Barcelona, aterrizó al filo de las cinco de la tarde del día 23 de octubre de 1977 en el aeropuerto del Prat. Tarradellas venía a tomar posesión del cargo de president de la recién restaurada Generalitat de Catalunya, el 29 de septiembre de ese mismo año.

Con el fin de la dictadura de Franco empezaba una nueva etapa para España, la joven democracia. En Catalunya el fin del franquismo significó el comienzo de las reivindicaciones autonomistas, que el gobierno central tuvo que atender para asegurar la estabilidad nacional. Tras las primeras elecciones celebradas el 15 de junio, la izquierda catalana se impuso por mayoría, con Joan Reventós como líder. En este contexto, el gobierno de Adolfo Suárez prefirió pactar con el republicano conservador Josep Tarradellas para, así, frenar el auge de la izquierda catalana.

“Para los catalanes, Josep Tarradellas

era un perfecto desconocido”

Minutos antes de despegar del aeropuerto de Barajas, una llamada telefónica advirtió de la existencia de un artefacto explosivo en el avión. Esto obligó a retrasar el vuelo durante más de una hora. El senador comunista Pere Portabella, organizador del acto de recepción, aguardaba en El Prat la llegada del President. Además, junto al resto de operarios del aeropuerto, la gran mayoría de habitantes de la localidad esperaban ansiosos la aparición de Tarradellas.

Barcelona amaneció aquel veintitrés de octubre con muchas expectativas. Una campaña publicitaria previa había fomentado entre la gente la imagen del retornado president. Para los catalanes, Josep Tarradellas “era un perfecto desconocido”, asegura Carles Bort, profesor de historia y por aquel entonces militante del PSUC. Sin embargo “la expectativa tapó la polémica que había en la calle sobre su vuelta durante los días previos”, añade. El hecho de que Josep Tarradellas había sido impuesto desde el gobierno central, no contaba con el beneplácito de la izquierda catalana, que exigía un previo paso por las urnas para poder ocupar el cargo democráticamente. “Lo considerábamos una maniobra conservadora; no veíamos bien su vuelta porque habíamos ganado las elecciones” afirma Carles Bort.

“Que se reconociera como institución

a la Generalitat ya era un

triunfo para Catalunya”

Mientras que los medios de comunicación consultados, los diarios ABC y La Vanguardia,  de un cariz conservador, eran favorables al retorno del exilio de Josep Tarradellas, hubo otros como Tele|expres, más progresista, que sí dieron cabida en sus páginas a la voz que se mostraba contraria. Así, partidos como Partit Socialista d’Alliberament Nacional (PSAN), Lliga Comunista Revolucionaria (LCR), Partido Obrero Revolucionario de España (PORE), y otros partidos comunistas con escasa representación mostraron su desacuerdo. El mismo PORE tildó de “virrey” a Tarradellas, y el Partido Comunista Español (PCE), movilizó a 150 personas por la Rambla de Barcelona la misma noche del acontecimiento, que se manifestaron en contra del nombramiento del nuevo President.

De todos modos, “el hecho de que se reconociera como institución a la Generalitat ya era un triunfo para Catalunya; lo único que se discutía, era la forma”, sentencia el profesor. Con el retorno de la Generalitat, también se atendía a una de las exigencias del pueblo catalán, que era el de atender a una voluntad autonomista. Por su parte, para España era, también, un paso adelante para garantizar el proceso democrático. Ello constituía el primer acto rupturista con las leyes del franquismo, ya que se derogaba el decreto que, en la dictadura, había abolido la Generalitat. Además, el hecho de que el gobierno central “colocase” un presidente conservador, ayudaba a tener un control sobre la izquierda catalana

Una multitud esperó al president en la Avenida María Cristina | foto: ABC

Ya en suelo catalán, el President se dirigió a Montjuïc,  donde Josep Maria Socías, el alcalde de Barcelona, le recibió junto a una multitud de ciudadanos. “Bienvenido a casa, President. ¡Viva el honorable President! ¡Visca Catalunya!”. Allí, Josep Tarradellas pronunció un discurso de agradecimiento a los presentes, a los que invitó a “construir una Catalunya y una España que fuesen ejemplo para todo el mundo” (La Vanguardia, 25 octubre 1977). Poco después, Tarradellas abandonó la tribuna situada en la Avenida María Cristina y se desplazó hacia el coche oficial, un Lincoln Continental, que lo llevaría en una comitiva hasta el Palau de la Generalitat.

Una vez en la Plaça Sant Jaume, el President entró 15 minutos después de su familia al haberse detenido a saludar a los presentes allí congregados. Y ya en el interior del Palau de la Generalitat, mientras su esposa e hija contenían las lágrimas, Tarradellas agradeció a las 1.800 personas que habían accedido al recinto por invitación, entre ellas Jordi Pujol, Josep Benet i Joan Reventós, el caluroso recibimiento. El aforo al Palau de la Generalitat había sido limitado a 1.800 personas, pese a la advertencia recogida en La Vanguardia del arquitecto de la diputación, Camil Pallàs i Arissa, de no sobrepasar  las 1.500 “bajo amenaza de que se venga abajo el edificio”.

De acuerdo con La Vanguardia, también el acceso a la plaza había sido restringido. Sin embargo los otros dos medios consultados, el Tele|expres y el ABC, no mencionan tal medida. No obstante, el profesor Carles Bort, que fue uno de los asistentes al acto, no recuerda nada al respecto pero explica que, si las hubo, “eran necesarias porque la prensa de derechas afín al franquismo podría haber aprovechado cualquier altercado para hacer mala prensa de ello”.

“El PCE se manifestó contra el

nombramiento de Josep Tarradellas”

En torno a las seis de la tarde, después de 40 años sin que ningún president se asomara al balcón del Palau de la Generalitat, Josep Tarradellas emuló a Francesc Macià y Lluís Companys y se dispuso a pronunciar su discurso: “Ciutadans de Catalunya. Ja sóc aquí! (…) Perquè jo també vull l’Estatut, ja sóc aquí!”. Hasta tres veces salió al balcón para responder los clamores del pueblo catalán concentrado en la plaza. El ambiente era eufórico: “estábamos tan apretados que no nos podíamos mover”, explica Carles Bort. Pese a la gran cantidad de personas que asistieron al acto, los medios de comunicación no anunciaron ningún incidente durante el acontecimiento.

Cerca del final de su discurso, Josep Tarradellas entonó Els Segadors junto a los presentes. Fue en ese momento cuando, según la información del corresponsal del diario ABC, Pedro J. Ramírez, empezó a llover con fuerza. Sin embargo, los otros medios consultados, La Vanguardia y Tele|expres, no mencionan en ningún momento que se hubiese producido tal fenómeno. Asimismo, el entrevistado Carles Bort, que permaneció hasta el final del acto, tampoco lo recuerda.

La Plaça de Sant Jaume estaba abarrotada para recibir al retornado president | foto: Pérez de Roza

Finalmente, el President abandonó, con síntomas claros de cansancio, la Plaça Sant Jaume a eso de las ocho y media de la tarde, después de un largo día de actos oficiales de recepción. Sin embargo, todavía miles de personas permanecían en la plaza alrededor de las diez de la noche, agitando banderas y entonando cánticos catalanes.

Al día siguiente, Josep Tarradellas fue investido president de la Generalitat de Catalunya por Adolfo Suárez, quien le colocó la banda del cargo. Por la ausencia de Josep Irla y Lluís Companys se rompía así la antigua tradición por la que el president de la Generalitat debía colocar dicha cinta a su sucesor en la ceremonia de toma de posesión.

Reportaje realizado por: Carlos López Mariscal, Fabián Pérez Rego, Luís Magallanes Muñoz y Nuria Mata García.

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s