El panadero padre de la Constitución


El célebre político Jordi Solé Tura, fallecido el pasado 2009, estuvo exiliado durante el franquismo y llegó a ser uno de los padres de la Constitución

Los siete padres de la Constitución de 1978. Abajo a la derecha, Jordi Solé Tura

Fabián Pérez Rego. Jordi Solé Tura (1930-2009) no se conformó nunca con ser un panadero de pueblo. Vinculado prontamente con el comunismo, tuvo que recorrer media Europa durante la segunda mitad del siglo XX, exiliado, para ayudar a su partido, el PSUC. Con la democracia, se convirtió en uno de los siete padres de la Constitución Española de 1978 y también ocupó el cargo de ministro de cultura en el gobierno de Felipe González.

Nacido en Mollet del Vallés en el seno de una familia republicana (su tío Feliu fue alcalde en el pueblo un tiempo), Jordi Solé tuvo que abandonar el colegio para ayudar en la panadería familiar. Pese a ello, regresó con 18 años a la escuela para sacarse el Bachiller. Esto hizo que cursase estudios universitarios de derecho en Barcelona, donde trabajó como docente.

Fue en la Universidad donde se adentró en el comunismo. Concretamente en el PSUC, partido que no abandonaría hasta la llegada de la democracia. Su primera gran acción fue provocar la huelga nacional pacífica (HNP), ordenada por la cúpula del partido, exiliada por Europa. Tras el fracaso de la acción de protesta, Jordi Solé inició un viaje hasta Praga para reunirse con los dirigentes comunistas españoles, que le obligaron a informar del éxito de la HNP.

Al volver a España, se dio cuenta de la inminencia de su detención y decidió exiliarse a París para trabajar para el PCE. Allí conoce a Anny, con la que se casará y vivirá un pequeño tiempo en la ciudad de las luces. Pero una orden “de arriba”, le obliga a trasladarse a Bucarest. Allí debía colaborar en Radio Pirenaica (en la que empleó el pseudónimo de Josep Oriol), una emisora clandestina antifascista. Fue en Bucarest donde nació su hijo, el periodista Albert Solé. La llegada del general Ceausescu, propiciará el regreso a París de la familia.

Pero la nostalgia por regresar a su hogar le hizo desobedecer al partido y volver para recuperar su plaza como profesor en la Universidad de Barcelona. Sin embargo, poco después de los sucesos de París en mayo de 1968, Jordi Solé es arrestado y conducido a prisión durante tiempo indefinido. Tras salir de la cárcel, se convierte en uno de los fundadores de “Bandera Roja”.

La muerte de Franco y la consecuente llegada de la democracia, acabarán con la clandestinidad para PCE, PSUC y el resto de organizaciones de izquierda. Será a la hora de redactar una Carta Magna para definir la España que salía de la dictadura, cuando Jordi Solé Tura es elegido, del seno del PCE, como uno de los siete padres de la Constitución de 1978.

En las elecciones de 1982, los malos resultados para los comunistas hicieron a Jordi abandonar el PCE. Sin embargo, siguió vinculado a la política, pues fue ministro de cultura con Felipe González y dejó para la posteridad artículos, libros y premios, por el simple hecho de haber decidido, un buen día, que lo suyo era la política y no la panadería.

Documental “Bucarest, la memoria perdida”, de Albert Solé | fuente: RTVE.es

 

Anuncios

Escribe tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s